Destaca implicaciones sociales y económicas por sequía

  • Realiza Universidad de Monterrey primera jornada de la edición 23 de Camino a la Sostenibilidad, que incluye conferencias y talleres en formato híbrido, del 7 al 9 de septiembre 

La falta de disponibilidad de agua restringe las posibilidades de desarrollo económico y social porque hay una correlación entre el Producto Interno Bruto y la sequía, de acuerdo con Alberto Rojas Rueda, quien ofreció la primera charla de la edición 23 de Camino a la Sostenibilidad de la Universidad de Monterrey. 

El experto en políticas públicas, derechos humanos y medio ambiente participó la mañana de este miércoles con la conferencia La otra cara del agua: los derechos humanos, de forma virtual, dentro del programa organizado por el Centro de Sostenibilidad de la UDEM. 

El ponente expuso una gráfica de un estudio realizado en Etiopía, en las décadas de los 80 y los 90, donde se cruza el Producto Interno Bruto con la sequía y se confirma la correlación entre ambas.    

“El agua tiene muchas implicaciones, más allá del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de la ONU, prácticamente, todos los ODS se encuentran implicados con el agua: la necesidad de cero hambre, la necesidad de una nueva educación, la igualdad de género; no impacta de la misma manera el agua en hombres y en mujeres, por ejemplo, en muchas comunidades rurales, el acarrear el agua recae en las mujeres”, expuso. 

Rojas Rueda estableció que el agua es un derecho humano que nació asociado con el derecho al saneamiento, pero que actualmente (desde 2015) es un derecho independiente, solo asociado a otros derechos. 

“El agua es más que un elemento natural; el agua también tiene implicaciones sociales y es un derecho humano; está reconocida en los objetivos de desarrollo sostenible, con los cuales tiene una relación e interdependencia muy estrecha”, indicó. 

Entre diversos derechos humanos asociados al agua, Rojas Rueda mencionó que figuran los de medioambiente sano, seguridad hídrica, derechos indígenas, alimentación, salud, no discriminación, integridad física y vivienda.  

El doctor en Derechos Humanos destacó la importancia de medir las diferentes dimensiones del agua ‒como disponibilidad, calidad, accesibilidad o aceptabilidad‒, para lo cual, en México, existe desde 2018 el Sistema Nacional de Evaluación del Nivel de Cumplimiento de Derechos Humanos, que puede consultarse en https://snedh.segob.gob.mx

Específicamente en cuanto a la disponibilidad, Rojas Rueda afirmó que existe un mínimo esencial de cantidad de agua diaria, establecido internacionalmente en un estudio encargado por la Organización Mundial de la Salud. 

Por ejemplo, se considera como “no acceso al agua” un consumo de cinco litros por persona diariamente o menos, mientras que el “acceso básico” equivale a 20 litros por persona o menos, y ambos generan preocupación para la salud y condiciones de riesgo sanitario, porque no es suficiente para higiene personal, lavado de ropa, para la limpieza del espacio o para cocinar. 

El “acceso intermedio”, de 50 litros o más, presenta un nivel de preocupación de salud bajo y representa el “mínimo esencial” de consumo, aunque algunas de las actividades relacionadas con el agua no puedan realizarse diariamente, y, finalmente, el “acceso óptimo” es de cien litros diarios por persona o más. 

Rojas Rueda advirtió que, tan solo el agua para hidratación, no implica lo mismo para hombres que para mujeres o niñas y niños, además de que hay condiciones especiales como el embarazo o la lactancia, cuando se puede requerir el doble del consumo diario de agua: entre 4.8 y 5.5 litros.  

Algunos estudios establecen que la mujer adulta necesita de 2.2 litros de agua diaria y el hombre adulto 2.9, mientras que un niño o niña requiere de un litro diario, pero cuando se realizan actividades en condiciones extremas, “como las que viven ustedes en Nuevo León, en lo cotidiano”, las necesidades se duplican a 4.5 litros diarios. 

Este encuentro fue inaugurado por Isabella Navarro Grueter, vicerrectora de Formación Integral; y Marcela Garza Herrera, presidenta de Fundación Xignux. 

Camino a la Sostenibilidad incluyó, durante su primero de tres días, conferencias como Energía para todos, a cargo de Joel Gastélum y Dalila Sarahí Núñez Renovato; Acción climática en los municipios de Monterrey y San Pedro, por Ada Ita · Alice Landin; Vinculación Social UDEM, expuesto por Monserrat Quiroga Funes y Alejandra Cleto Garza; y Economías solidarias, bien común y justicia social, con Eduardo Enrique Aguilar. 

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.