Orientan maestras de FCFM y FCB a futuras científicas de UANL

Por Guillermo Jaramillo

El mayor logro para una científica es el empoderamiento de nuevas generaciones de mujeres a través de la ciencia, comentaron Raquel Mendoza Reséndez y María Cristina Rodríguez Padilla durante el segundo día del ciclo de las “Mesas de diálogo. Mujeres. Arte, ciencia y literatura”, el 2 de marzo, en la Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria.

Dicho ciclo se realizó en el marco del 90 aniversario de la Universidad Autónoma de Nuevo León, previo a la agenda del 8 de marzo, en que se conmemora el Día Internacional de la Mujer.

Para el segundo día de actividades se contó con la participación de la comunicóloga Elia Martínez Rodarte en calidad de moderadora, quien se interesó por temas como los desafíos y las motivaciones de las nuevas generaciones de jóvenes, además del actual panorama de las mujeres en la ciencia.

Raquel Mendoza Reséndez cuenta con una licenciatura en ingeniería química por la UANL y con un doctorado en ciencias del Departamento de Física de Materiales de la Universidad Complutense de Madrid. Desde 2006 es profesora-investigadora de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la UANL.

Por su parte, María Cristina Rodríguez Padilla tiene una maestría y un doctorado en ciencias con especialidad en inmunología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, del Instituto Politécnico Nacional. Desde 1985 es profesora de tiempo completo en la UANL.

“Yo tuve la confianza que sembraron mis padres desde niña. Con eso crees en ti porque tus padres te alientan. Al entrar a la licenciatura vas viendo que sí puedes, que hay alguien que cree en ti y puedes comprobarlo”, señaló.

“Sin embargo, al final de la licenciatura comenzaron a verse las competencias entre hombres y mujeres, sobre todo en el servicio social, donde me veían de manera distinta aunque contara con las mismas habilidades. Pensaban que yo no me iba a dedicar a la ciencia”.

Para Rodríguez Padilla, lo más importante para estudiar ciencia es siempre tener una ilusión y un objetivo, cumplirlo y trazarse nuevas metas. Siempre mantenerse en movimiento.

“Sí tuve profesores que fueron terribles en el sentido de que te hostigaban por el hecho de ser mujer. En cambio, nunca tuve problemas con mis compañeros”

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *