Abismal la diferencia

A propósito del debate entre Claudia Sheiunbaum y Xóchitl Gálvez

Apuntes desde el suelo

Lenin Torres Antonio (1)

Claudia Sheinbaum camina sin prisa, sin detenerse intercambia miradas con las personas que cruzan por su camino y los fotógrafos que cubren su llegada al Debate, vestida elegantemente con un coordinado color guinda, con pasos seguros continúa caminando hacia el auditorio donde se dará el Segundo debate entre los aspirantes por la Presidencia de México, transmite sobriedad, seguridad, y confianza; perdemos su imagen en la entrada del INE.

Xóchitl Gálvez camina mirando para todos lados, presenta su inconfundible, como diría el buen Joaquín Sabina, “sonrisa como especie de una mueca”, con su clásica vestimenta que insiste en asemejarse a la vestimenta de las indígenas, holgada, con estampados discretos de tonos grisáceos, insegura mira a su séquito que le acompaña, peinada fijamente de un lado y del otro descubierta que le hace lucir unos aretes discretos color oro, al igual que a Claudia Sheinbaum perdemos su imagen al entrar al INE.

Pese al tono triunfalista del comité de campaña de Xóchitl Gálvez, una vez más la opinión general es que volvió a ser derrotada en el debate por Claudia Sheiunbum, y que si ganó sería al candidato de lo “Nuevo-Viejo” Jorge Álvarez Máinez.

Insiste la oposición PRIANISTA, principalmente, quienes diseñaron la campaña electoral de Gálvez en mantener la estrategia de la “guerra sucia”, pues el desempeño de su candidata sigue siendo el mismo, en lugar de privilegiar ideas nuevas, soluciones creativas e inteligentes para los graves problemas que aún vive México, diseñar y presentar un proyecto integral de país, continúan buscando la confrontación en base a las mentiras, falsedades, calumnias, generalizaciones arbitrarías, reduccionismo torpes, e incluso, ad hominen, pensando que pueden cambiar la percepción del mexicano del camino que se trazó desde 2018 el presidente Andrés Manuel López Obrador, con ello, subestimando la consciencia del pueblo Mexicano.

La estrategia basada en la “guerra sucia” no es nueva, pues la oposición PRIANISTA, como lo he señalado en otras ocasiones, desde el primer minuto que perdió el poder público, principalmente la presidencia de la república en el 2018, implementó el inmoral cerco mediático contra el gobierno del presidente Obrador, estrategia basada en la enseñanza hitleriano de su ministro de propaganda Joseph Goebbels, que bien podríamos resumir que sostener el poder o ascender al poder es importante los medios de comunicación, y hacer de la mentira una verdad, de tal forma, que podamos hacernos con una percepción personal de la masa (pueblo) positiva y al enemigo una mala.

Así han transcurridos casi seis años del buen gobierno del presidente Obrador, con una oposición PRIANISTA haciendo su parte al decir a todo que “no”, a gran parte de los medios de comunicación buscando el supuesto error del gobierno del presidente Obrador para maximizarlo, tergiversarlo, y divulgarlo a través de un sequito de comunicadores que contravienen el decálogo ético del periodismo de ser imparcial, objetivo y expedito, dejando su condición de formar parte de grupo de poder, partido político, ideología, etc., y en este caso, delincuencial de cuello blanco, pasamos viendo que asieron temas tan triviales como el avión presidencial, etc., hasta temas que trataron de forma perversa e inmoral como las víctimas de la pandemia del coronavirus hasta las de la guerra entre los grupos delincuenciales, del cobarde asesinato de la niña Fátima hasta los afectados del Huracán Otis, et., etc., mentiras tras mentiras fueron vertidas en su insaciable sed de venganza y la necesidad de hacer el mayor daño al gobierno del presidente Obrador, aunque al lado viéramos un gobierno progresista del presidente Obrador saliendo bien, sin endeudar al país, de la grave crisis sanitaria que el mundo vivió de la pandemia del coronavirus, y por ende, de la crisis de los combustibles que daño severamente la economía mundial por la inmovilidad que requirió al enfrentar la pandemia del covid19, y que pese a vivir esa crisis sanitaria México pudo con las políticas públicas del gobierno de AMLO aprovechar los reacomodos geopolíticos y lograr inversiones inéditas en México que fortaleció la moneda mexicana, el peso, y el éxito cumbre, lograr una economía con bienestar para los que fueron afectados por los aciagos periodos neoliberales de los gobienos PRIANISTAS, los pobres y la clase media, los programas sociales de bienestar sacaron de la pobreza a unos buenos millones de mexicanos, fue así que por primera vez en nuestra historia reciente no había tenido México un presidente realmente que su prioridad fueran las clases desprotegidas y los marginados, además que impulsó un crecimiento del sur-sureste, que por décadas había sido abandono, y dividía a México en dos, el norte del crecimiento y el sur de la pobreza y desigualdades.

La lógica diría que, como buenos republicanos y demócratas, debemos saber que la agenda nacional común implica corresponsabilidad y colaboración, y esto no quiere decir ni subordinación ni dogmas, sino entender que hay asuntos urgentes que requieren la participación de todos, incluso de esa clase política PRIANISTA, mediática y económica, que formaron parte de las causas para que se degeneraran, como fue el problema de la inseguridad y la falta de paz, así como el problema de la desigualdades y el clasismo que nos ha dejado que sólo una pequeña élite de mexicanos que detentan más del 50% del Producto Interno Bruto de México, y el 93% sólo obtenga el otro porcentaje, esto quiere decir que hay una injusta distribución de las riquezas que produce México, y decirlo no quiere decir ni comunismo ni populismo.

Así mismo hay que destacar que el presidente Obrador consciente que vivimos en un mundo global y con reglas económicas basada en el mercado y la propiedad privada, ha cumplido escrupulosamente los asuntos internacionales de México ante el mundo, y se ha involucrado para demostrar que se puede continuar con el sistema capitalista-neoliberal con un estado de bienestar social.

Todos los bulos auspiciados muchos por la derecha internacional, que tuvo grandes pérdidas con la defensa del presidente Obrador de la soberanía nacional y la protección de las riquezas estratégicas, terminaron por adjetivar falsamente al presidente Obrador de comunista, populista, narcopresidente, etc., todo con tal de desacreditar el proceso revolucionario de lograr una 4ª Transformación pacífica donde el estado vele por la igualdad de oportunidades para todos los mexicanos, por una justa distribución de las riquezas, una educación con consciencia crítica, en suma, por un estado de bienestar y por una economía social.

Pero la oposición haciendo caso omiso del buen camino trazado por el presidente Obrador prefirió en lugar de obligatoriamente ELABORAR UN PROYECTO DE PAIS para competir electoralmente con el proyecto de nación de la 4ª T., prefirió el camino del encono, la falsedad, la polarización, en suma, de la fascista “guerra sucia” contra el presidente Obrador y ahora contra Claudia Sheiunbaum.

Realmente no tiene nada que hacer ni ofrecer Xochitl Gálvez, montado en un voluntarismo iluso, “vamos a dar la sorpresa”, negando desesperadamente las encuestas que, si bien son aproximaciones del posible comportamiento del electorado de su preferencia e intención del voto, las encuestas se basan en metodologías científicas que no son ni supersticiones ni adivinaciones, y que la mayoría prevén un triunfo arrollador de Claudia Sheinabaum el 2 de junio de 2024, que le convertirá en la primera presidente de México, y esto es un hecho histórico para la democracia y para las reivindicaciones pendientes de la igualdad de género, recordemos que fue hasta 1947 cuando la mujer mexicana logró su derecho al voto, a participar en la elección de sus representes populares, o sea, tuvo que pasar 77 años para que México pudiera tener una mujer como presidenta.

El actuar de Xóchitl Gálvez en el segundo debate recogió desafortunadamente la misma estrategia de la “guerra sucia”, falsear información y datos, mentir, el encono, la polarización, la ignorancia, e incluso, la ridiculez, pues hubo episodios donde su intervención desesperada de atacar, o pensar que podía tener una gran idea, terminaron por ridiculizarla, como fue con el tema del problema del agua en la ciudad México, cuando su “genio” le dijo que hablara del lago de Texcoco como un lugar de almacenamiento de agua, y el comentario de Sheiunbaum que le hace quedar como ignorante, “ahí no se puede almacenar agua dulce porque es salada”, en fin, que su falta de preparación, su simulación de lo que no es, su falta de originalidad y libertad, e incluso, su narcisismo que la llevó hace poco decirle a los banqueros “conformistas y mediocres”, su incapacidad para ocultar su frustración que la lleva a demostrarla con sus gestos faciales, la llevaron a perder el debate y presentarse como siempre lo hecho, ¡hacer parecer lo que no es!

Mi falta de conocimiento de su trayectoria de Claudia Sheiunbaum, el no haberla escuchado disertar, me llevaron al lugar común de pensar que fue producto de la imposición, ahora que me he adentrado en su historia y pensamientos, puedo decir que es la mejor opción para México, por su coherencia democrática, pues ha estado con el presidente Obrador luchando por cambiar a México, y esa la hace la única opción dentro de los que aspiraban a suceder a AMLO, como la que no tiene un pasado PRAINISTA, sus convicciones de la 4ª T. la hacen la mejor persona para continuar el proceso de consolidación de la 4ª T. pacifica de México, su preparación científica le permite presentar el proyecto de nación que México necesita y construir los contenidos pendientes de la 4ª T. de México, su honestidad nos da la seguridad que gobierne “obedeciendo al pueblo”, como lo aconseja Enrique Dussel, como demócrata y republicana construirá en nuevo sistema político donde la igualdad, la democracia y la libertad serán fortalecidas, y como mujer, seguro las reivindicaciones de la lucha de genero vivirán sus mejores épocas.

Es abismal la diferencia de las encuestas, como abismal en el segundo debate, el intelecto, personalidad, honestidad, profesionalismo, etc., etc., de Claudia Sheinbaum, lo fue de Xóchitl Gálvez, que se presentó como un chiste, un personaje Narcisa y mitómana, y lo peor, se confirmó su tendencia a la corrupción, y que no tiene la más mínima idea de lo que México necesita, por eso sin temor a equivocarnos, este 2 de junio de 2024 los mexicanos votaran para que Claudia Sheinbaum sea nuestra próxima y primera presidenta de México.

(1) Académico del IIP de la UV, y fundador y director de la Licenciatura en Ciencias Políticas de la UPAV, y director del blog pensarlapoliticaac.blogspot.com con más de 215000 visitas.

1 de mayo de 2024

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *